Los cocineros que asaltaron el cuartel Moncada

Síguenos en las redes

Años atrás hubo en Santiago de Cuba un amanecer de la Santa Ana diferente: en las calles se respiraba el ambiente del carnaval entremezclado con el olor a sangre, huella reciente de una acción militar que había estremecido a la ciudad.

Desde los primeros albores se esparcía el rumor que unos cocineros habían asaltado la fortaleza más importante de ciudad: el cuartel Moncada.

Pero esta historia comienza un año atrás, en 1952, cuando un grupo de jóvenes, 17 parejas en total, decidieron que al año siguiente se disfrazarían todos iguales para disfrutar de la mayor fiesta popular de la urbe.

Pero por esos azares que tiene la historia que entrecruza los destinos de las personas, este inocente suceso se vincularía con uno de los acontecimientos más importante ocurridos en la historia nacional.

El grupo de personas irrumpió alegremente en la calle Trocha, causando gran impresión debido a la uniformidad de sus carnavalescos atuendos: hombres vestidos con pantalones y camisas blancas, hechos de sacos de harina, semejante al de los cocineros, y mujeres disfrazadas de sirvientas, con vestidos negros, delantales blancos y cofias en las cabezas. Así vestían los protagonistas de esta historia.

Disfrutar de la fiesta popular, tomarse una cerveza fría, bailar al compás de un grupo musical y terminar la velada en el Cabaret San Pedro del Mar, era el plan para esa jornada.

Y así sucedió, todo comenzó y terminó según lo planeado. O al menos eso pensaban ellos.

Lo que ninguno pudo suponer era que los disfraces de cocineros estarían vinculados al asalto de la segunda fortaleza militar de importancia del país: el cuartel Moncada.

Hasta este momento, usted podría decir que esto es fruto de la casualidad, o quizás de esa capacidad que tenemos los cubanos de fabular los hechos. Pero el destino, el sabio destino y nadie tan antiguo como él, no lo quiso así.

Pepé Vázquez, uno de los cocineros y supuesto asaltante, era el dueño de Villa Blanca, conocida así por los antiguos dueños del sitio, y posteriormente bautizada por la historia como la Granjita Siboney.

Cuando conoció de los sucesos del Moncada, y que los jóvenes provenían de su casa de verano, provocó un gran susto en él y en su familia. Pero esto no termina aquí, cuando vinieron a buscarlo a su casa y lo arrestaron, fue muchísimo peor.

¿Y piensa que aquí termina la historia? Pues sepa que no, aún otras cosas debían sucederle a la familia Vázquez. Otras casualidades les tenía preparado el destino.

Horas después de la detención del cabeza de familia, el teléfono de su casa no descansaba, la lluvia de llamadas informaban lo mismo: en la calle las personas aseguraban que habían sido los más de treinta cocineros los que habían asaltado el cuartel Moncada.

Y ahora sí que no quedaba lugar a dudas, habían relacionado a Pepe Vázquez, dueño de la Granjita Siboney y uno de los cocineros de nuestra historia, con uno de los asaltantes.

Días después todo se aclaró, fue el propio Fidel Castro quién exoneró a Pepe Vázquez y su familia de toda relación con la acción militar.

Quizás en una historia diferente, en otro tiempo, en otro lugar, con otros protagonistas, esta anécdota no hubiese sido algo más que un cuento para nietos o una narración para reír. Pero en Cuba, antes de 1959, por casualidades más inocentes se llenaban listas de personas asesinadas y desaparecidas.

Entonces es válido imaginar el horror que vivieron unas personas que por las eventualidades que tiene la vida, se vieron vinculados a un hecho de nuestra historia.

Años después, cuando se acerca la fecha, con cierta risa de complicidad recuerdan el hecho que ocurrió aquella mañana diferente de la Santa Ana.

Así termina una historia de personas comunes, hombres y mujeres que por los azares del tiempo se relacionaron con el asalto al cuartel Moncada, un hecho importante de la historia de Cuba.

Escrito por J Loo Vázquez

RSS Actualidad cultural de Cuba

  • Las profundas raíces de la cultura ibérica en Cuba 25 Marzo, 2017
    La Huella de España en Cuba está dedicada este 2017 a las Islas Canarias
  • Asamblea Legislativa reconoce legado de Alicia Alonso 25 Marzo, 2017
    El presidente de la Asamblea Legislativa de Costa Rica, José Alberto Alfaro, entregó a la prima ballerina assoluta cubana, Alicia Alonso, una placa conmemorativa en reconocimiento a su legado a la danza clásica
  • Reír para existir 25 Marzo, 2017
    «La risa es la sal de la vida», dejó escrito Rubén Darío en un texto en el que asociaba bondad, sanidad, loca música y catarata cristalina a ese movimiento de la boca y otras partes del rostro que denotan alegría
  • De fiesta el ICAIC, hace entrega del Premio Nacional de Cine 24 Marzo, 2017
    Justo este 24 de marzo, fecha fundacional del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), la institución hizo entrega oficial del Premio Nacional de Cine 2017 al director de fotografía Raúl Rodríguez Cabrera
  • Un rey bien acogido 24 Marzo, 2017
    El picaresco estilo de Faustino Oramas es visto aquí como un elemento propio de la identidad de la gente que habita esta parte de Cuba
  • La Casa Alba en piel de flamenco 24 Marzo, 2017
    El Ballet Español de Cuba en este 2017 llega a su aniversario 30
  • Destinatarios: Los excelentes sonetos de Amaury Pérez 23 Marzo, 2017
    Cuesta trabajo pensar que en una sola persona se reúnan tantas cualidades para empresas tan diferentes como la de entrevistador, novelista, cantautor y poeta. Ahora también nos deslumbra con este cuaderno impecable
  • A las puertas XIV Festival Piña Colada 2017 23 Marzo, 2017
    Del 1ro. al 4 de abril Ciego de Ávila vivirá una nueva edición del esperado suceso cultural
  • Buena Fe, Moncada y Casabe de gira nacional por aniversario 55 de la UJC 23 Marzo, 2017
    Los grupos musicales Buena Fe, Moncada y Casabe comenzarán el próximo sábado 25 de marzo una gira nacional que tiene a la Isla de la Juventud como punto de partida, y se extenderá por el resto de las provincias hasta el próximo 27 de abril
  • Por la puerta de la cocina 23 Marzo, 2017
    El nuevo título de Frank Padrón, El cocinero, el sommelier, el ladrón y su(s) amante(s), con sello editorial Oriente, permite con creces dar fe del disfrute con que ha sido «confeccionado» este texto que entre sus «ingredientes» incluye literatura, artes plásticas, teatro, música